Growth hacking simplificado en 4 pasos

Growth hacking simplificado en 4 pasos

No hay duda de que has oído hablar del growth hacking recientemente. Sin embargo, es mucho más que una palabra de moda en el mundo startup, es un componente esencial para el crecimiento y la expansión de un negocio.

El growth hacking es el proceso de creativo que hace crecer tu negocio. Aunque generalmente se discute en el mundo startup, también es muy posible utilizar el growth hacking para poner en marcha una empresa estancada. He notado que un gran porcentaje de compañías aterrorizadas por el término growth hacking, así que te quiero dividir el proceso en cuatro pasos, para que lo entiendas de una forma más simplificada.

1. Recorta tu objetivo principal en microobjetivos realistas.

Una vez que ya sabes que es el growth hacking te das cuenta que cada negocio va a tener una meta principal, como construir una marca que genere 10 millones en ventas anuales, pero lograr una meta tan elevada como esa requerirá la ejecución impecable de varias micro metas.

Algunos ejemplos:

  • Aumentar los visitantes únicos mensuales de tu sitio web de 20.000 a 30.000 durante los próximos 30 días.
  • Un promedio de 100 suscriptores diarios al boletín de noticias para aumentar tu lista de correo electrónico en 3.000 este mes.
  • Reducir la tasa de abandono de tu carrito de compras a menos del 3 por ciento para fin de mes.

Los home runs son emocionantes en el béisbol, pero son pocos y están muy lejos. Necesitas adaptar esta misma estrategia al atacar tu objetivo principal.

2. Analiza y mide cada conjunto de puntos de datos.

La mayoría de tus metas desde el primer paso involucrarán números, como se demuestra en los ejemplos anteriores. Cuando conoces tus números por dentro y por fuera, te permiten tomar decisiones calculadas que conducen a un crecimiento explosivo.

Los números nunca mienten.

Algunos ejemplos de datos que deseas rastrear y analizar:

  • Fuentes de referencia de tráfico del sitio web, tiempo que tus visitantes pasan en las páginas y qué contenido es el más visitado.
  • Conversiones: correos electrónicos recopilados, envío de formularios de clientes potenciales, ventas, etc.
  • Objetivos, a través de Google Analytics para determinar el camino que siguieron tus conversiones generadoras de ingresos.

3. Desarrolla un embudo de conversión que impulse los ingresos.

Podría ser muy bueno trazar microobjetivos y analizar datos, pero si tu embudo de conversión no es creativo, no podrá despegar.

No existe una solución de embudo de conversión fácil que funcione para todos. Cada negocio tiene diferentes productos, servicios y clientes objetivo. Por ejemplo, una secuencia de correo electrónico que está diseñada para nutrir y luego convertir clientes potenciales en ventas, tendrá un copy diferente en diferentes industrias.

Si tu objetivo son los ejecutivos de nivel C para un servicio B2B, tus correos electrónicos serán muy directos, mientras que el copy que se dirige a millennials a convertirse en un producto de tecnología puede ser un poco más agresivo con un poco de sarcasmo añadido.

Algunas empresas dependerán en gran medida del email marketing, mientras que otras dirigirán la mayor parte de su tráfico de embudo utilizando los medios de comunicación social. Conocer tu pñublico objetivo jugará un papel muy importante si eres capaz o no de armar un embudo creativo que convierta.

Un ejemplo de embudo, sería:

growth hacking embudo

  • El la estapa de adquisición te puede funcionar para atraer tráfico el SEO o medios de pago, tales como mensajes de medios sociales promovidos.
  • Convertir un alto porcentaje de tus visitantes utilizando páginas de destino optimizadas para generar una gran experiencia y que te dproporcionen su correo electrónico.
  • Utiliza el re-marketing y el email marketing para atraer a tus clientes potenciales de vuelta a tu sitio web para propiciar la retención.

4. Prueba constantemente todo.

Tienes que dividir las pruebas de todo. Aquí es donde se pueden obtener los beneficios más notables. De nuevo, los números no mienten. Si bien es posible que pienses que el botón “submit” de un rectángulo azul se ve mejor en tu página de destino, a través de la prueba de división puedes descubrir que un botón redondo de color naranja es responsable de una tasa de conversión mucho más alta.

Nunca asumas; siempre prueba.

Desde el diseño de tus páginas de aterrizaje y esquemas de color, hasta diferentes llamadas a la acción, canales de marketing, textos de anuncios y líneas de asunto de correo electrónico, necesitas realizar pruebas por separado de todo.

¿Necesitas un Growth Hacker para tu siguiente campaña de marketing digital?

Vamos trabajando juntos

Contáctame